jueves, 11 de febrero de 2010

Al final, la cima...


Hay veces que la vida se nos pone cuesta arriba. A veces la pendiente es muy pronunciada, y, a veces menos. En algunos casos, además de la pendiente, la cuesta tiene otros obstáculos, piedras, boquetes, etc... y es entonces cuando nuestras fuerzas vitales empiezan a flaquear. Sin embargo, ¡cuánto se puede, cuando no se puede más! Y, seguimos adelante, es difícil pero seguimos adelante. Cada uno encuentra el ánimo, la fuerza, la energía para seguir, allí en lo que cree, en su experiencia, en los demás, da igual, el caso es no dejarse vencer por el pesimismo y seguir cuesta arriba, hasta alcanzar la cima y poder descansar.

Esta entrada es un homenaje a todos aquellos, que van cuesta arriba, que siguen adelante, que, aunque saben que la cuesta puede ser larga, no desfallecen del todo, sólo quizás un poco, pero no para siempre.

Una canción, unos ojos que nos devuelven la mirada unos segundos, una oración, unos minutos frente al mar, pueden ser el apoyo para salvar un obstaculo en la pendiente. Y seguimos adelante, siempre adelante, las fuerzas van menguando, pero de nuevo ¡cuánto se puede, cuando no se puede más!

No sabemos cuándo llegaremos a la meta para descansar y que la vida sea más cómoda. No está en nosotros, en la mayoría de los casos conocer el tiempo. Lo que sí conforta y ayuda de verdad, es encontrar en el camino amigos que te acompañen un tramo o todo el camino, amigos que no te esperan en el cima sino que bajan la cuesta para salir a tu encuentro.

Nunca he creido que esta vida sea un "valle de lágrimas", aunque a veces una parte de ella lo parezca. Creer que lo es, es reconocer que hemos perdido, así que cuando estemos a punto de tirar la toalla, recordemos esa canción, esa oración, esa mirada, y demos un paso más.

Nos vemos en la cima, hasta la próxima, suerte y bendiciones.

5 comentarios:

pilardepiedra dijo...

Qué bonito mensaje, me ha gustado mucho. Buenas noches, a descansar que mañana hay que subir un poco más.

AlumnaS en Prácticas dijo...

Estimado Dímelo en el Blog:

Le escribo otra vez para hacerle llegar mi gratitud por este maravilloso blog:

A veces, la poca vergüen me juega malas pasadas y no estoy a la altura de las circunstancias.

Lo dicho, muchas gracias Dímelo en el Blog por su blog.

PD: Que quede entre usted y yo: Pedazo de blog … Superior en todos los sentidos a otros blogs (sin nombrar ninguno).

Anónimo dijo...

..por eso mismo, hay que tratar DE CORAZON, de no hacer mas cuesta arriba el camino que a algunos les ha tocado vivir y que NOS NECESITAN. Hay que quitarse la máscara y SERVIR A LOS DEMAS, pero DE VERDAD, sin cerrarles las puertas a la sociedad mas necesitada.

saludos y...a meditar entre todos.

Anónimo dijo...

..por eso mismo Anónimo, tienes que tratar DE CORAZÓN, de no hacer TÚ más cuesta arriba el camino que a algunos les ha tocado vivir y que NOS NECESITAN Y LOS NECESITAMOS. Tienes que quitarte la máscara TÚ porque, aquellos que estamos todos los días del año dando la cara POR Y PARA compañeros+usuarios trabajando en equipo no tenemos tiempo ni ganas para sermones vanos y cursilerias, y SERVIR A LOS DEMÁS EN HUMILDAD, DIGNIDAD E IGUALDAD, pero DE VERDAD DE VERDAD DE LA BUENA, sin cerrarles las puertas a CADA UNA DE LAS PERSONAS que conforman esta sociedad con una REALIDAD tan necesitada QUE FORMAMOS TODOS.

saludos y...a meditar cada uno en la intimidad de su ser en ese SILENCIO SONORO.

Dímelo en el Blog dijo...

AlumnaS en Prácticas:
Gracias por el halago. Me alegro que te guste el blog, pero tampoco es para tirar cohetes, jajaja. Bienvenida a nuestra pequeña comunidad bloguera.

Anónimos:
Gracias por vuestros comentarios, pero recordad que el blog no es un lugar para enfrentar opiniones, más bien para compartirlas sin entrar en enfrentamientos. Aqui cabemos todos desde la libertad y el respeto. Eso sí, prefiero que pongáis vuestro nombre en los comentarios, más que firmar como anónimos.