miércoles, 30 de diciembre de 2009

In ictu oculi...

2009 nos deja. Apenas le quedan unas horas y 2010 irrumpirá en nuestras vidas en medio de uvas, risas, cava y besos llenos de deseos de paz, felicidad y amor. Supongo que, también habrá deseos menos confesables pero, no por eso menos ansiados. Bueno, cada uno que desee lo que quiera, si no hacen daño a nadie, ¿por qué no habrían de concederse?

Para mí, 2009 ha sido un año más, que no es poco. No ha sido ni mejor ni peor que los anteriores. Ha sido un año lleno de vida, de momentos estupendos y otros un poco menos. He tenido buena salud, el mismo dinero y mucho amor. Así que no puedo más que decir: ¡gracias 2009!

El 2010 llega imprevisible, que es como llega el futuro. Haré planes para mañana o pasado, incluso para más adelante, y, es posible que se cumplan, pero todo puede cambiar en un minuto, en un segundo. Quizás en diciembre de 2010 mire hacia atrás y todo habrá salido tal como lo planeé, o quizás no. Es la aventura de vivir. La vida es tan imprevisible que hay que vivirla al minuto, al segundo, y aprovecharla al máximo.

Por último, quiero agradecer a todos los seguidores del blog el estar ahí, leyendo, comentando, compartiendo, dando sentido a estas entradas más o menos inspiradas que he publicado en el año que se acaba.

Sólo desearos que vuestros deseos se cumplan, en el 2010, o en los que vengan después.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

"In ictu oculi" (en un abrir y cerrar de ojos)

lunes, 21 de diciembre de 2009

Un villancico llegado de lejos...

Hace años escuché una canción por casualidad en una tienda de regalos. Al preguntar al dependiente sobre la misma, me dijo que la cantante era Lorena Mckennitt y me enseñó la carátula del disco que la contenía. Me era totalmente desconocida, pero como la música me resultó tan bonita y emocionante, decidí investigar. Lorena Mckennitt resultó ser una famosa cantante canadiense de ascendencia escocesa e irlandesa, intérprete de arpa y piano y la canción era un villancico tradicional inglés llamado "God rest ye, merry gentlemen" (Que Dios os guarde, alegres caballeros). La versión que Mckennitt hacía del villancico se encuentra en un disco titulado "A winter garden" (Un jardín de invierno) y es una de las miles de versiones que se ha hecho del mismo desde hace siglos. La tradición cuenta que nació en el siglo XV y desde entonces se convirtió en uno de los villancicos más populares en lengua inglesa, hasta tal punto que Charles Dickens lo incluyó en su famoso "Cuento de Navidad".

La melodía me pareció muy bella, y, la letra lo es aún más. Es en sí una felicitación navideña de gran belleza. Así que este año, "God rest ye, merry gentlemen", es la felicitación navideña que he decidido ofreceros. Os dejo la traducción del mismo y dos enlaces, uno a la versión que escuché por primera vez, y el segundo una interpretación que hace una coral infantil también estupenda. Espero que os guste, y sobre todo, Feliz Navidad a todos...

Que Dios os guarde, alegres caballeros,
no dejad que nada os perturbe.
Recordad que Cristo, nuestro Salvador,
nació el día de Navidad
para salvarnos del poder del mal
cuando estuvimos en el camino equivocado.
¡Oh, noticias de bienestar y regocijo!
De Dios, nuestro Padre Celestial,
vino el ángel bendecido
y a unos pastores trajo noticias que en Belén
había nacido el llamado Hijo de Dios.
¡Oh, noticias de bienestar y regocijo!
No temed, dijo el ángel, no dejad que nada os asuste,
en este día nos ha nacido un Salvador
de la Virgen pura y brillante
para liberar del poder y el vigor del mal
a todos los que confían en Él.
¡Oh, noticias de bienestar y regocijo!
Y cuando llegaron a Belén
donde se encontraba nuestro Salvador
le encontraron en el pesebre
donde los bueyes se alimentaban de hierba.
Su madre María se arrodilló y al Señor le rezó.
Oh, noticias de bienestar y regocijo.
Que Dios os guarde, alegres caballeros,
no dejad que nada os perturbe.
Recordad que Cristo, nuestro Salvador,
nació el día de Navidad.




Hasta la próxima, suerte y navideñas bendiciones...

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Copenhague o tú...


Estos días en Copenhague se está decidiendo parte del futuro de nuestro planeta. La cumbre reune a miles de personas expertas en medio ambiente. Allí reunidos los políticos, los ecologistas, miembros de ONGs de todos los símbolos y colores, periodistas... buscan acordar las medidas necesarias para que el planeta pueda continuar adelante mucho tiempo más. Sin embargo, las noticias que llegan desde la capital danesa no son muy esperanzadoras. La falta de acuerdo, las discusiones, las noticias manipuladas de las acciones de las organizaciones ecologistas enturbian una iniciativa en la que muchos tenían puestas sus esperanzas de que, al final, los humanos restituyeramos al planeta el daño que le hemos infligido en las últimas décadas.

De Copenhague debe salir un acuerdo que ponga las bases para que todos los países se comprometan a adoptar medidas que pongan fin a la agresión a la que tenemos sometida a la naturaleza y que está poniendo en gravísimo peligro la salud del planeta y de todas las especies que lo pueblan.

Sin embargo, parece que la cosa no va muy bien. Sin negar la importancia que tienen este tipo de acontecimientos creo que no hay que perder la esperanza. Parte de la recuperación del planeta pasa por que sus habitantes tomemos conciencia de que la tierra es como nuestro hogar. Nuestra casa la pintamos, la amueblamos, la limpiamos para que podamos vivir en ella toda nuestra vida, pues el planeta es igual, es nuestra casa común y por ello debemos mantenerla limpia y arreglada; debemos respetarla como si fuera nuestra cocina, nuestro dormitorio, nuestro salón. Es verdad que hay cosas que no dependen aparentemente de nosotros, pero si no podemos hacer nada, a lo que nunca debemos renunciar es a protestar y denunciar que la naturaleza o el medio ambiente están siendo dañados. Y la intensidad de nuestra protesta debería ser igual como si alguien viniera a nuestra casa y ensuciara nuestras paredes o nuestros muebles.

En fin, si al final, Copenangue resulta un fracaso, al menos que nos quede la acción individual y cercana, si los expertos no saben ponerse de acuerdo para salvar el planeta, pues vamos entre todos los que leemos este blog a hacer algo para que las próximas generaciones puedan disfutar del mismo. ¿Qué vas a hacer tú?

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

lunes, 7 de diciembre de 2009

La punta de San Felipe en Cádiz...

La Punta de San Felipe de Cádiz es un lugar increíble donde se pueden contemplar unas vistas magníficas de la ciudad y de su bahía. La Punta de San Felipe y la punta que llaman "SATO" cierran el puerto de Cádiz. Para llegar hasta allí, hay que ir hasta la Plaza de Filipinas y tomar el camino a la izquierda antes de cruzar el arco de la muralla de San Carlos. Antes de llegar atravesaremos una zona de bares nocturnos, un paseo de palmeras con vistas a un bosque de contenedores por un lado y por el otro, al Golfo de Cádiz. Seguimos avanzando y, tras dejar atrás la estatua de Gades, alcanzamos la Punta en sí. La Punta de toda la vida. Antes el camino era menos transitable, ahora esto ha mejorado.

De pequeño mi padre me llevaba allí a ver los barcos entrar y salir del muelle, también me llevaba a pescar a las escaleras de acceso a los barcos atracados. No pescaba mucho, me interesaba más ver los barcos ir y venir. Desde aquellos años me gusta ir allí, de vez en cuando, para seguir disfrutando de sus vistas. Ahora soy yo el que llevo a mi hijo, no a pescar, sino a pasear y ver cómo los barcos siguen pasando, ahora menos, por delante en su ir y venir de otros puertos.

Poco ha cambiado esa parte de la ciudad desde que era un niño. Salvo que el firme se ha mejorado, el resto sigue igual, los pescadores intentando conseguir una buena pieza, el bar sirviendo sus famosos dobladillos de caballa y un edificio ruinoso que prometía ser la joya de la zona y que al final ha quedado para pintadas y suciedad. Verdaderamente una lástima.

A pesar del edificio, el lugar ofrece un privilegiado encuadre para disfrutar del mar y del aire fresco, y de la pesca al que le guste y sepa. A los que sois de fuera os invito a descubrirlo y disfrutarlo, bueno, seguro que también habrá algún gaditano que tampoco lo conoce.

Aunque ahora hace frío y el tiempo es menos apacible que los atardeceres y las noches de verano, el lugar sigue mereciendo la pena a cualquier hora del día, cualquier día del año.

La foto que os dejo es de hace muchos años, mucho antes de que yo la conociera, de cuando la Punta era verdaderamente una Punta en el mar.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

domingo, 29 de noviembre de 2009

En camino hacia la Navidad...


Hace muchos años en una Misa del Gallo, Juan Martín Baro pronunció una homilía de la que conservo una fotocopia de su puño y letra. La conservo como oro en paño y creo que a pesar de los años, no ha perdido nada de frescura y actualidad. Ya sé que aún no es Navidad, sólo estamos al comienzo del Adviento, pero si la leemos entera comprenderás que es mejor empezar un poco antes para que cuando llegue el día veinticinco de diciembre hayamos podido hacer alguna de las cosas que nos recomiendan. Dice así:
  • "Si tienes amigos, BÚSCALOS. La Navidad es ENCUENTRO. Dios sale al encuentro del hombre. Ahora los hombres tienen que buscarse unos a otros y caminar juntos. Así que vivamos la Navidad en familia y con los amigos.

  • Si tienes enemigos, RECONCÍLIATE. La Navidad es PAZ. Si Dios nos ha perdonado a todos, también nosotros debemos perdonarnos mutuamente. El que no perdona y vive con RENCORES, no está capacitado para celebrar al Príncipe de la Paz. Sé tú un pregón de paz.

  • Si hay POBRES a tu lado, AYÚDALOS. La Navidad es DON. Navidad es el don más grande de Dios a los hombres. En Navidad no se dan cosas, nos damos nosotros. Si hay pobres cerca de tí, ayúdales como si fueran el mismo niño del portal. No podemos celebrar la Navidad si no hemos aprendido la solidaridad.

  • Si tienes SOBERBIA, SEPÚLTALA. La Navidad es HUMILDAD. Después de contemplar al niño ¿aún te quedan ganas de ser grande? La soberbia crea muchas injusticias. Haz morir tu soberbia para que puedas llegar a nacer como un niño.

  • Si tienes deudas, PÁGALAS. La Navidad es JUSTICIA. No me refiero solamente a las deudas materiales (que hay que pagar por supuesto), sino al amor, a ratos de nuestro tiempo, comprensión, felicitación... No miremos sólo a nuestro alrededor, también lejos, a los países del sur hay que pagarles la deuda que tenemos con ellos.

  • Si tienes FALTAS, CONVIÉRTETE. La Navidad es GRACIA. ¡Todos hemos cometido alguna vez un error! Conviértete, deja las viejas costumbres. Ábrete a la vida nueva del niño nacido. Injértate en esa vida. Empezarás a vivir la vida de Jesús.
Ahí os la dejo, a algunos les sonará, estaban allí ese veinticuatro de diciembre cuando se pronunció, a otros quizás porque la he utilizado algunas veces en otros temas. Tenemos casi un mes por delante, no os demoréis.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Todos contamos... soy persona.


El día 22 de noviembre se celebra el Día de la Personas sin Hogar. El lema del día es "Su historia es parte de la nuestra. Todos contamos". Todos, sin embargo, hasta 30.000 personas en España no cuentan pues a esa cantidad asciende el número de personas que actualmente viven en la calle en nuestro país. Por ahora, tú que lees este post y yo que la escribo estamos en otra situación. Nosotros no le faltamos a la sociedad. Votamos, opinamos, pagamos impuestos, participamos en su cambio y desarrollo, etc. Sin embargo, ellos no, no cuentan, viven fuera, en los márgenes de los márgenes.Esto nos dice que algo no funciona. Algo no va bien. Algo le pasa a esta sociedad que hace que más de 30.000 personas tengan que dormir diariamente en cajeros automáticos, en los bancos de las plazas, en albergues o donde pueden o los dejan.Cáritas y otras organizaciones sociales nos recuerdan y nos acercan, en esta campaña, a esta cruda realidad que nos rodea. Quieren llamar nuestra atención sobre estos ciudadanos que ven sus derechos vulnerados y su dignidad negada. Las causas de que muchos terminen viviendo en la calle las podemos encontrar en la inestabilidad y precariedad del empleo, el difícil o nulo acceso a la vivienda, las deficiencias en la protección social, los cambios demográficos y familiares, unido a la percepción de fracaso personal e inseguridad con la que se perciben estas personas. Y cuando se llega a esa situación, por cierto, cada vez más fácilmente, en la mayoría de los casos, salir es ya otra cuestión, una misión imposible. Muchos no lo lograrán nunca. En los últimos años, muchos que viven en la calle terminan sus vidas en ella. Si tuvieron una vida desprovista de toda dignidad encontraron la muerte de la misma manera, A veces fue el frío, a veces la violencia irracional, pero en todos los casos, la insolidaridad de la mayoría de nosotros también contribuyó a su muerte. Sin embargo, me niego a ser pesimista, Cáritas y muchos más, nos negamos a ser pesimistas. Sería un elemento más de insolidaridad. Creer que no hay solución, que esto es inevitable es condenar a estas personas a vivir sin techo, sin derechos y sin vida. Por eso, en este día, Cáritas y el resto de las instituciones que colaboran en la campaña hacen propuestas reales para que esto cambie, ofrecen soluciones para que estos conciudadanos nuestros puedan salir adelante, dejar la calle y rehacer o empezar la vida digna que nunca tuvieron. Durante unos días del mes de noviembre, los sin techo aparecen en los medios de comunicación, son motivo de jornadas y congresos, de rimbombantes declaraciones de los políticos, de cartas pastorales de los Obispos. Luego, en diciembre, retornaran a las calles, a los bancos de las plazas, a los cartones que hacen las veces de colchones. Y si vuelven a los medios, es por que uno haya muerto de frío o por que otro haya sido asesinado en la soledad de la noche. Sin embargo, sin menospreciar lo anterior, ellos necesitan más, necesitan mejores políticas sociales, mejores recursos especializados para ellos, necesitan más reconocimiento social, menos hipocresía, menos enjuiciamiento y menos solidaridad que les mantiene en su pobreza. Es necesario que los ciudadanos que contamos, estimulemos, con nuestra voz y nuestro voto, a los responsables públicos a que hagan un esfuerzo para que las políticas no generen más pobreza, que no provoquen más exclusión, es decir, que la vivienda sea asequible, que se pueda acceder a ella y se tenga un empleo estable para pagarla, que la protección social en vez de recibir menos fondos aumenten y pueda llegar a todos los que los necesitan. Pero también, los que estamos aún dentro de la sociedad fortalezcamos las redes familiares y de relación para que no nos quedemos desprotegidos y vulnerables. Quizás con algo de esto prevengamos que tú, o él o yo atravesemos la delgada línea que separa la inclusión de la exclusión.

Una campaña de Cáritas de hace algunos años rezaba así: "La exclusión nos incluye a todos. Podrías ser tú". El lema era una llamada a intervenir, era una llamada a participar en el cambio social. Si no hacemos cosas prácticas para que la sociedad bascule hacia una dirección más humana muchos de los que estamos ahora empezaremos a no contar. ¿Tremendismo? Que cada uno juzgue. Pero piensen que si algún día pierden el empleo, o la familia, o tienen un bajón o se dan las tres a la vez ¿no os gustaría que alguien nos echara una mano? Hagamos algo pronto todos contemos. Todos.

Os dejo una foto de un acto de sensibilización celebrado esta mañana en Cádiz en el que se ha reivindicado que las personas sin hogar son sobre todo personas, que aunque los quieran llamar de todo (vagabundos, indigentes, pedigüeños, transeúntes...) son personas con los mismos derechos que tú y que yo.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

martes, 10 de noviembre de 2009

Un regalo inesperado...

Ahora que el calor se ha ido definitivamente y el frío empieza a asentarse entre nosotros quiero hablarles de un regalo que nos hicieron este verano. Recibir regalos siempre es agradable, pero si éste es sorpresa creo que todavía más. El regalo del que les hablo llegó sin esperarlo, de un amigo también inesperado. Consistió en un paseo en kayak desde la playa de Sancti Petri hasta el castillo del mismo nombre en Chiclana. Semanas más tarde, el regalo se repitió, pero esta vez, desde la playa de Santa María del Mar hasta el Castillo de San Sebastián. En el primer paseo, hasta que no aprendimos a remar no empezamos a coger confianza. Una vez habituados, todo fue muy bien. Nunca había estado en el Castillo de Sancti Petri. La historia cuenta que allí se edificó el Templo de Hércules y que Julio César lo visitó por la fama que el templo tenía en todo el mundo antiguo. Muchos siglos han pasado desde entonces, no queda vestigio alguno de eso, pero pisar por esas rocas todavía impresiona. Las vistas del litoral y de mar abierto, son magníficas. El paseo terminó, de nuevo en la playa, con un baño en unas aguas frías y transparentes. El segundo paseo nos pilló más experimentados. Fue a mar abierto, por la costa entre Santa María del Mar y el Castillo de San Sebastián y, reconozco que me costó remar un poco. Sin embargo, las vistas eran espectaculares. Nunca había contemplado la ciudad desde esa perspectiva: la Cárcel Real, la Catedral, el Campo del Sur, la Caleta, el Castillo... increíbles.

En realidad, el regalo más que un paseo en kayak, que es muy divertido, es haber tenido la posiblidad de ver el mundo desde otro lugar, verlo con otros ojos. En cierta medida, ésto me recordó al paseo en avión que en "Memorias de África" permite a Karen Blixen ver el mundo desde el cielo, como ella dice "tener la visión del mundo a través de los ojos de Dios".

Por este gran regalo, gracias.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

domingo, 8 de noviembre de 2009

In memoriam...


En tiempo muy corto nos han dejado personajes que siempre han estado ahí, y al dejarnos parece imposible que se hayan ido. Nos ha dejado un hombre de estado como Fernández Campo, un hombre de letras como Ayala, un hombre del espéctaculo como López Vázquez y un intelectual como Lévi-Strauss. Son vidas cumplidas, como me gusta denominar a los que nos dejan longevos.

No nos dejan del todo, pues quedan sus películas, sus escritos, sus ideas, sus obras. Cuando se van yendo los que están por encima, nos queda la primera línea de batalla, ahí donde ya no hay nadie que te proteja, ahí donde o das la cara o te las dan todas juntas.

No me extiendo en esta entrada como en las anteriores, mejor os propongo un momento de silencio para que recordemos a aquellos que se han ido, dejándonos lo mejor de sí mismos. Nadie se va del todo, pues en nuestra memoria queda su recuerdo como una huella imborrable de agradecimiento y amor.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Dichosos los que...



Sí, dichosos, felices o bienaventurados los que..., las tres sirven. No corren tiempos favorables para esta afirmación, pero, ¿nos vamos a dejar llevar por la tristeza y el desánimo? No, no y no. Como ya os habréis dado cuenta, la expresión no es mía, tiene como unos dos mil años, y está registrada por un tal Lucas y un tal Mateo que se la escucharon a un tal Jesús que recorrió este mundo haciendo el bien en un pequeño país llamado Israel. Las pronunció en un monte o un llano, según la versión que leáis, y en lo que sí coinciden los dos autores es en que las ofreció como programa para los que la oían. Hoy, las Bienaventuranzas, que es como han pasado a la historia, son el "discurso programático" de los que quieran llamarse seguidores de Jesús de Nazaret. Tienen que elegir ser pobres, ser misericordiosos, constructores de paz, buscar la justicia y además si los persiguen y los critican pues eso les sirve para saber que van por buen camino. Vivir las Bienaventuranzas es a lo que están llamados los cristianos desde hace dos mil años y, sólo unos cuantos lo han conseguido.

Hoy siguen estando ahí como invitación a vivir una vida evangélica. En la liturgia tienen su lugar el día de Todos los Santos pues quien las viva en su radicalidad es muy probable que llegue a los altares. La pena es que la fiesta de Todos los Santos está eclipsada por la de los Fieles Difuntos que se celebra al día siguiente y está más en el ambiente el "“Memento, homo, quia pulvis es, et in pulverem reverteris” (recuerda, hombre, que polvo eres y en polvo te has de convertir). " que "Dichosos, felices o bienaventurados" y se pasa más tiempo en los cementerios y en la cultura de la muerte que en asumir un futuro lleno de buenos y felices valores.

A mí lo que más me gusta de la propuesta, es que la invitación es a ser mejores, pero que ser felices va en el lote, si vas a ser misericordioso pero avinagrado, o pacífico pero triste y pobre amargado, mejor que lo dejes un tiempo y lo intentes más adelante.

Creo que lo importante es ser coherente, que los valores que confesamos los vivamos, que nuestra práctica esté acorde con lo que afirmamos. Así que si tienes que comprar, porque comprar hay que comprar, que sea de forma responsable y justa y para eso están las tiendas de Comercio Justo. Si tienes que ahorrar, ahorra, pero guarda tus ahorros en bancos éticos y solidarios y si generas deshechos, recicla, salvo que seas daltónico, puedes usar los contenedores grises, azules, verdes y amarillos.

Supongo que estas tres prácticas podrían ser tres nuevas bienaventuranzas (dichosos los que compran en tiendas de Comercio Justo, dichosos los que ahorran en bancos éticos y dichosos los que reciclan, de los tres será el Reino de Dios...) pero ni Mateo ni Lucas van a cambiar su texto a estas alturas, aunque seguro que están de acuerdo con ellas.

Para los que se animen al comercio justo os dejo este link www.comerciojusto.org/es/, para los que tengan unos ahorrillos www.triodos.es/ y para reciclar no hace falta una web tan solo es necesario querer. A todos ánimo.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

viernes, 30 de octubre de 2009

Un poco de esperanza, por favor...


Cada vez que veo un telediario o leo en un periódico una crónica política, soy preso del desánimo. Por mi edad, voy teniendo cierta perspectiva histórica y hago algunos análisis, a veces de andar por casa, pero análisis. Viví parte de mi infancia bajo el mandato de Franco, donde todo era silencio, miedo y opresión. Más tarde, durante los años de la transición, fui testigo de un momento privilegiado: un camino hacia la democracia, hacia la convivencia. Mucha ilusión y muchas ganas de alcanzar la LIBERTAD durante tantos años secuestrada.

Me admiran aquellos políticos llenos de entusiasmo que entregaron su vida por el servicio a una causa común: iniciar y consolidar un estado democrático. Sin duda el diálogo y el consenso entre los grupos políticos causó ese enorme logro social. Lejos quedaron aquellos alegres años en lo que todo estaba por hacer. Los políticos que han tomado el relevo, y me causa mucha tristeza el decirlo, cada vez me defraudan más. Los últimos casos de corrupción, fraude, prevaricación, hacen que me lamente y me indigne. ¡No es justo! No son dignos herederos de aquellos que le entregaron el testigo para intervenir en los asuntos públicos. No deben olvidar que en el Parlamento, nos representan a todos los españoles, que están allí porque un día les votamos y tienen el deber de prestar un servicio a aquellos que un día le dieron su confianza. Eso es sagrado. Pero ¿qué hacen? algunos reducen su función a causar crispación, otros a descalificar a los compañeros, otros llevando la contraria por sistema. Pienso que el político debe estar vocacionado a su profesión y, si está involucrado en asuntos turbios, que se vaya a su casa o mejor a la cárcel. En la mente de una persona que se dedique al noble oficio de ser político debe regir la honradez, la coherencia de vida, la transparencia en su gestión y el compromiso con la sociedad. Deben estar dispuestos a reconocer sus errores y a dar todas las explicaciones necesarias sobre su tarea política.

¿Qué imagen de la política y los que la ejercen se está transmitiendo a nuestros jóvenes? Os propongo un poco de reflexión. Sin ánimo de anclarnos en el pasado, no olvidemos nuestra trayectoria política y no volvamos a caer en errores pasados que deben haber quedado superados.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

domingo, 25 de octubre de 2009

Belle de jour...


Ocurrió el sábado por la tarde, en casa y atenazado por un impertinente resfriado de otoño, el mando de la tele hacía zapping de forma aburrida. La 1, la 2, Antena 3 y, de pronto, en la 2 de Canal Sur, un documental de música andaluza hace un recorrido de nuestra música desde los setenta hasta ahora. De los artistas y cantantes que aparecían, conocía a algunos y a muchos no. Reconocí a Javier Ruibal, Medina Azahara, Joaquín Sabina, Jarcha, Aguaviva (poetas andaluces)... pero a otros no los había oído en mi vida. Entre todos los que aparecían en el reportaje quiero destacar a Paco Cifuentes, uno de los que me llamó más la atención. No sabía que existía y no había, por tanto escuchado nada de su música, sin embargo, breves pequeños acordes de su canción "Belle de jour" me llamaron la atención y le ha buscado en Youtube y al oirla entera y ver el vídeo me he recordado que en cualquier lugar y en cualquier momento podemos encontrar una novedad y una oportunidad de conocer algo interesante y revelador. La canción habla de una pareja a la que el sol le gusta y que vive entre Madrid y Sevilla, urbanitas como nosotros.

Como dice Miguel Ríos los cantautores son, en muchos casos, "cansautores" y, reconozco que he huido en casi todas las ocasiones con los que me he topado con ellos. Salvo a Sabina y Migueli, y quizás ahora Cifuentes, los demás tendrán que esperar mejor suerte o una casualidad como la de ayer tarde.

Os dejo el video de "Belle de Jour" que es el título de la peli de Buñuel que se alquila la chica de la canción con una maravillosa Catherine Devenueve.



Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

jueves, 22 de octubre de 2009

La Villa y Corte...


Siempre he sido más urbanita que amante de la vida del campo y mis destinos siempre han sido "la ciudad". De todas las que conozco la que más he visitado en mi vida es Madrid. La conocí antes por los libros de historia y la televisión que en persona. Creo que la primera vez que estuve allí fue con mis padres sobre los ocho o nueve años. No recuerdo nada especialmente de ese viaje. Volví ya cuando era jóven de visita y entonces fue cuando me enamoré de Madrid.

Me gustaba pasear por sus calles, sus plazas, visitar sus museos y exposiciones, sus palacios llenos de historia, entrar en sus librerías y tiendas de discos. Por suerte, he subido a Madrid en muchas ocasiones por cuestiones de trabajo y, siempre me quedaba un tiempo en el que he podido recorrer la ciudad a solas, sin un rumbo fijo, dejando que algo fuera de mí me llevara de un lado a otro. Madrid era la libertad de poder hacer lo que quería. Y por suerte también, he subido a Madrid con Inés con la que comparto el gusto por la Villa y Corte. Con ella, compartí los tesoros culturales y artísticos de Madrid y ella me descubrió los bares típicos, los restaurantes y la diversión en general.

No pasa más de un año sin que volvamos, uno u otro, o los dos, y ahora los tres a Madrid. Con nuestro hijo los motivos han aumentado. Los parques de atracciones, su decoración navideña, museos de su interés (Ciencias Naturales, del Ferrocarril, etc.) y exposiciones (Star Wars, Titanic...), el metro y, como no, también los bares de tapas, pues honra merece quien a los suyos se parece.

Comprendo que mi visión es la del visitante y no del que habita en Madrid a diario. Vivir en Cádiz no tiene nada que ver con vivir en Madrid, pero qué le vamos a hacer, a mí me ha tocado, y doy gracias a Dios, la suerte de vivir en Cádiz y poder, de vez en cuando, disfrutar de la Villa y Corte.

De Madrid a Cádiz, vino hace muchos años una buena amiga, que aún lo es y con la que aprendí de Madrid muchas cosas. Nos vemos allí y aquí siempre que podemos y, además de otras cosas, ahora compartimos aventura bloguera. Su blog es de fotografía. Es su visión personal del mundo. Reconozco que no sabía de su gusto y buen hacer en ese arte. Os invito a visitar su blog http://vistaspersonales.blogspot.com/, estoy seguro que os gustará.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

sábado, 17 de octubre de 2009

Globos solidarios...


En Chiclana, en el Colegio de La Salle-San José, más de 200 voluntarios de Cáritas han compartido una esperanza y un sueño: que la erradicación de la pobreza esté cada día más cercana.

Durante el día de hoy, 17 de octubre, hemos celebrado el VI Encuentro Diocesano de Voluntarios de Cáritas. Han venido de Algeciras, Tarifa, San Fernando, Medina, Vejer, Cádiz, Chiclana... Ha sido un día de compartir, de convivir, de oración, de reflexión y de aprender todos juntos. El tema elegido para este encuentro ha sido "la crisis" que actualmente estamos viviendo y las respuestas que Cáritas está dando a las personas que la sufren.

Tras celebrar la Eucaristía, hemos escuchado una ponencia muy buena sobre la situación actual de la crisis y su repercusión en la atención que desde Cáritas estamos prestando, y también hemos oído pistas y pautas de cómo debemos avanzar en nuestra forma de actuar. Muy interesante.

Nuestros compañeros de Algeciras nos han cocinado un guiso para chuparse los dedos. Postres caseros y mucha alegría en la sobremesa, han dado paso a uno de los momentos más emocionantes de la jornada: en el patio del colegio hemos leido un manifiesto donde expresamos la necesidad de que todos, políticos, administraciones públicas, entidades sociales, Iglesia, todos, avancemos y trabajemos para que muchas personas no queden en la cuneta de la exclusión y la pobreza.

Y tras el manifiesto una colorida y festiva suelta de globos solidarios. Los globos han simbolizado los anhelos y deseos de que este mundo sea cada vez más humano y solidario. Todos han volado por los cielos de Chiclana para decirle al mundo que hay que arrimar el hombro, que hay mucho trabajo por hacer, que todos contamos y que todos podemos de una forma u otro, colaborar.

Enhorabuena a todos, especialmente a los que han hecho posible esta experiencia solidaria y festiva. A todos, un fuerte abrazo y el deseo de que cada día seamos más en esta aventura de transformar el mundo.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

jueves, 15 de octubre de 2009

Facebook o de lo pequeño que es el mundo...


Conocí Facebook a través de una amiga que es toda una experta en esa red social. Me apunté y cuando entré me quedé en blanco, pues no tenía ni idea de para qué servía en general, ni para qué podría servirme a mí, en particular. No duré ni dos semanas. Me pareció un espacio demasiado "público". Me pareció complicado de configurar para controlar hasta donde podría llegar la información que allí se ofrecía, y si escribía algo en el muro de alguien nadie contestaba y me daba la sensación de hablar con la pared (nunca mejor dicho). No le encontré utilidad y me salí. Sin embargo, una buena razón me hizo volver. La gran razón, lo confieso, es para publicitar el blog. Cada vez que añado una entrada a "Dímelo en el blog" lo cuelgo en Facebook y así más gente puede leerlo. Me lo recomendó, cómo no, mi amiga Pilar.

Hay algo que me llama la atención de Facebook: el gran número de amigos que tiene la gente. ¿En realidad se puede tener tantos amigos? Yo tengo 26 de los que más de la mitad son familia (cuñada, tíos, primos...) o compañeros de trabajo. En realidad, no participo en el "muro" de más de dos o tres amigos, y eso si ellos hacen algun comentario o es su cumpleaños o si ponen alguna broma.

Facebook hace que el mundo sea más pañuelo de lo que es en la vida real. Si buscas un poco, el amigo de tu amigo resulta que es tu vecino o tu médico de familia o una antigua pareja con lo que al final te vuelves a encontrar. Facebook te reencuentra con gente con la que habías perdido el contacto y como no puedes hablar con ella en la vida real pues terminas haciéndolo en lo virtual. Bueno, una amistad al fin y al cabo no se sabe por dónde puede empezar. Y si de combatir la soledad se trata pues Facebook puede ser tan buen comienzo como cualquier otro. Ahora bien, lo mejor es quedar con los amigos, darse un abrazo o un beso, tomarse un café o unas tapas, dar un paseo o ver una película, contarse unos chistes o un problemón, en definitiva tener relaciones de carne y hueso y no de chips y banners.

Bueno, ya sólo me queda colgar este enlace en mi muro y hacer que mi lista de amigos, crezca y crezca. ¿quieres ser mi amigo?

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

lunes, 12 de octubre de 2009

12 de octubre


El doce de octubre de 1492, Cristóbal Colón llegó a tierras americanas dando comienzo, entre otras cosas, a un tiempo de conquista y dominación que se extendió en el tiempo hasta 1898, en la que se liquida el llamado imperio español con la pérdida de Cuba y Puerto Rico. El hecho de que Colón llegara ese día a tierras, que luego se llamaron americanas, dio lugar a que nuestra fiesta nacional sea ese día. Al doce de octubre se le ha llamado "día de la raza", "día de la hispanidad" y, en la actualidad, fiesta nacional a secas, y no olvidemos que es también el día de la Virgen del Pilar, que es también patrona de Zaragoza y de la Guardia Civil. Muchas cosas para tan poco día.

Nos queda lejos el desfile en la Villa y Corte y nos queda lejos Zaragoza y sus fiestas, me alegro por los zaragozanos, por la Guardia Civil y por todos los que han disfrutado de un día libre y lo siento por los que hayan tenido que trabajar en día festivo. Para nosotros el doce de octubre ha sido un día de playa estupendo, como lo fue el de ayer y el de antes de ayer. Día de descanso, de baños en el mar y de paseos tranquilos.

No, mo me olvido, sobre todo hoy es el día de las "Pilares", madres, hijas, amigas, compañeras de trabajo, ellas son las más importantes hoy 12 de octubre. A todas muchas felicidades y muchos días festivos aunque sean laborables.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

Nota: La foto es de Cristóbal Colón en la playa de La Caleta de Cádiz del cuarteto de carnaval "Se coló Colón".

domingo, 11 de octubre de 2009

Trabajamos por la justicia...



Nunca me ha gustado el uso peyorativo que de la palabra "caridad" se hace en la actualidad. Se la contrapone a la palabra moderna llamada solidaridad. La primera se suele identificar con un tipo de ayuda asistencialista vinculado a personas religiosas anticuadas y la segunda con la ayuda a los demás bien hecha. Y creo que ninguna de las dos posturas son correctas al cien por cien.

En el libro "Sonrisas de Bombay" que he leído recientemente, el autor contrapone la práctica solidaria de su ONG a la palabra caridad que desarrollan otras instituciones en la India. Su solidaridad la define como promoción, como educación, como el famoso adagio chino "dar la caña y no el pez", frente a la caridad de darlo todo hecho, de "dar de comer", simplemente y adormecer las potencialidades que todo ser humano tiene. Me molestó dicho planteamiento, no me parece justo definirse desmereciendo a otros y menos si el planteamiento no es correcto.

Por mis creencias y mi profesión tengo otra idea y otra experiencia de la palabra caridad. Desde que Jesús de Nazaret salió por los caminos de Galilea, liberando a aquellos con los que se cruzaba por los caminos de Israel, hasta la actualidad, una gran corriente de caridad ha llenado el mundo. Es verdad que, en muchos casos, los hombres hemos desdibujado el verdadero sentido de la caridad evangélica que no es otra que amor más justicia. El amor sin justicia y la justicia sin amor, no tienen, cabida en la palabra caridad. Y por eso cuando le hemos quitado al amor la justicia, el resultado ha sido un grave asistencialismo que ha enpequeñecido el mensaje evangélico y ha hecho flaco favor a los hombres y mujeres que han necesitado ayuda alguna vez, y cuando le hemos quitado el amor a la justicia la práctica ha podido volverse fría y sin corazon, con el riesgo de caer en el juicio y la condena.

Cáritas, la institución donde trabajo, tiene como lema: "Trabajamos por la justicia". Esto conlleva una labor a favor de los colectivos más desfavorecidos de la sociedad que tiene en su trabajo una tarea implícita de denuncia de las causas que han originado la injusticia de la pobreza y la exclusión. No solo buscamos actuar sobre las consecuencias sino también sobre las causas que la han originado para que no vuelvan a suceder más.

Es verdad que, como realidad humana, a veces hemos actuado más en el sentido peyorativo de la palabra caridad que he mencionado más arriba, y quizás hemos contribuido a su mala acepción, pero en los últimos años se ha hecho un gran esfuerzo para que la caridad sea amor más justicia y no un pálido reflejo de lo que tiene que ser.

En Cáritas damos, nos gusta dar la caña y no el pez, pero si hay que dar el pez, los damos y luego damos la caña pero también buscamos un lugar en la orilla para que la persona pueda pescar y aún vamos más allá, trabajamos para que haya peces en el mar.

Nuestra práctica se remonta a lo que Jesús hacía con los pobres y enfermos, los miraba a los ojos, los tocaba aún siendo leprosos o impuros, los tomaba de la mano y los levantaba, los ponía en pie, los volvía al camino, los sanaba y luego los dejaba marchar, no les pedía nada a cambio, no les obligaba a seguirlo, eran libres de su esclavitud y libres para ir donde quisieran.

Creo que la palabra solidaridad quiere significar lo mismo que caridad: ponerse al lado de los que necesitan ayuda, con, junto y para ellos, dándose de forma desinteresada y buscando el bien integral del otro, sin manipulación, proselitismo, imposición, compartiendo lo que se es y lo que se tiene. Enfrentar una a la otra no me parece correcto, pues confunde y divide y eso está en contra de ambas palabras. Y no es justo además presentar alguna acción a favor de los otros bajo la palabra solidaridad simplemente para hacerla parecer moderna. Cada uno es lo que es y no debemos definirnos a costa de los demás.

Bueno, creo que me he enrollado más que en ninguna otra entrada anterior. Será que me tira el tema.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

sábado, 3 de octubre de 2009

Cuentame cómo paso...


No, queridos lectores, no os voy a contar algo de mi vida pasada y como recurso uso el título de esa famosa serie de televisión. Voy a hablaros directamente de "Cuéntame cómo paso". Tanto Inés como yo la hemos seguido desde sus inicios en el año 2001. La vida de los Alcántara ha sido para nosotros una compañía a lo largo de los últimos ocho años. Fielmente, los jueves, nos hemos plantado frente al televisor para ver a la otra "familia". Sus historias, algunas divertidas y otras menos, le han puesto imágenes a algunos años de la historia de España que a nosotros nos pilló más jóvenes y que trascurren desde los últimos años del franquismo y los primeros de la democracia.

Nací en el año 1967 y, si me comparo con los personajes de la serie, estoy a caballo entre Toni, el hijo mayor y Carlitos, el pequeño. Me reconozco en algunas de sus peripecias y, especialmente en el choque generacional que se da entre padres e hijos en un tiempo en el que la libertad se abría camino a trompicones.

Las relaciones entre los miembros de la familia nuclear, de éstos con las respectivas familias políticas, la de todos con los vecinos y amigos, con los compañeros de trabajo, con las autoridades etc, etc, tienen poco de ficción y mucho de realidad. En una España que salía de un túnel oscuro, la luz que se veía al final deslumbró a muchos y se anduvo a tientas un tiempo. Luego todo se fue aclarando y la emoción de alcanzar la libertad y la democracia constituyen para todos una de las etapas más interesantes de la historia de este país.

Los Alcántara son la sublimación de los González, de los Jiménez, de los Ramírez, y de tantas y tantas familias que pasaron de la dictadura a la democracia intentando salvaguardar su identidad pero sin dejar de montarse al carro de la modernidad. Muchas lo han conseguido, algunas se quedaron en el camino. Sin moralizar, a través de los Alcántara, vemos cómo se superaron muchas barreras, muchas trabas, muchos fundamentalismos y arcaismos, muchas intolerancias que han contribuido de forma inequívoca a que las familias que conforman la sociedad española sean más tolerantes, libres y democráticas.

Sobre la canción que hicieron famosa Formula V, Ana Belén, Pitingo y ahora Rosario Flores han hecho su banda sonora, que para nosotros ha sido la banda sonora de los recuerdos y de nuestro ayer. Os la dejo, interpretada por Pitingo que es la que más nos ha gustado hasta ahora.



De alguna manera o de otra, todos somos alguien de los Alcántara.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.
Imagen propiedad de RTVE.

sábado, 26 de septiembre de 2009

Libro, liber, libertad...

Los libros han sido mis amigos desde adolescente. Creo que son los amigos más antiguos que tengo. Empecé a leer por descubrimiento propio y por evasión de la realidad. Mi habitación se hacía pequeña y leer la ampliaba. Desde el principio me gustó tener mis propios libros y, la estantería de mi habitación era mi lugar preferido, bueno, confieso que compartía protagonista con los vinilos y los cassettes y con alguna baratija ornamental y sentimental, pero los libros eran los libros. Julio Verne, Enyd Blyton, Jerry West... fueron los primeros. Luego vinieron los clásicos, Galdós, Clarín, Stendhal... y entre medio, libros de clase B, siempre triviales pero siempre entretenidos. He leido lo que me ha apetecido en cada momento de mi vida no me he dejado llevar ni por lo que es necesario leer ni por las modas. Novela histórica, aventuras, teatro, guiones de cine, biografías, teología, de autores españoles y extranjeros, contemporáneos y de siglos pasados, todo lo que me ha apetecido.

Me gusta conservar mis libros, no soy mucho de los préstamos en la Biblioteca Pública. Cuando un libro me gusta mucho, quiero tenerlo en la estantería, en cualquier momento puedo volver a reeleerlo y recordar. No me gusta prestarlos, el famoso adagio que dice "quien presta un libro a un amigo, pierde un libro y un amigo" me lo impide. El problema es que cada vez tengo más libros y menos sitio para conservarlos.

No voy a descubrir la pólvora diciendo que leer es uno de los hábitos más "saludables" para el ser humano, pero sí puedo sumarme a todos aquellos que lo recomiendan. Los seguidores de este blog que leen pueden que coincidan conmigo en que la lectura es casi un don, o lo tienes o será muy difícil que los libros se conviertan en parte de tí. Seguro que conocéis gente que no lee nada y por mucho que le habléis de los libros no han decidido aventurarse en uno.

En estos días acabo de terminar de leer un libro de los que yo denomino tipo B, es decir, libros que sólo sirven para entretener sin más pretensiones y que, a priori, se sabe que no van a aportarnos nada más que entretenimiento. Sin embargo, el libro ha sido peor de lo que esperaba. Gracias a Dios que no formará parte de mi biblioteca por ser un libro de préstamo de la Biblioteca Pública. El libro en cuestión se titula "La trampa" y su autor es John Grisham y puede que os suene por ser el autor de "El informe Pelícano" o "La tapadera" ambas llevadas a la gran pantalla. El libro quiere y no puede, busca intrigar y aburre hasta la saciedad. Al final lo único que me ha quedado es la sensación de haber perdido el tiempo lamentablemente. Y vosotros diréis: ¿por qué no lo has dejado? pues por la absurda idea que me acompaña desde jóven de no dejar un libro a la mitad. Lo he hecho sólo una vez, cuando harto de esperar que Frodo Bolson en "El Señor de los Anillos" destruyera el anillo único, cerré el libro definitivamente a las puertas de Mordor cuando quedaba poco, muy poco, para el final. Desde entonces, libro que empiezo, libro que termino aunque luego me pese. Después de esta experiencia tendré que revisar esta costumbre.

Llueve a mares mientras escribo este post. Lluvia a través de la ventana y un libro. Hay otros paraísos, pero éste es uno de los míos.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

domingo, 13 de septiembre de 2009

¿Qué nos dice el corazón?


"Tengo que llamar a ese amigo que hace tiempo que no veo, debería ir a visitar al hospital a un familiar de mi compañero de trabajo, tendría que hablar de ese problema con mi vecino..." todos hemos tenido situaciones o dilemas en las que no sabemos o sí sabemos pero no terminamos de decidir qué hacer. En muchos casos, los acontencimientos se precipitan y al final lo que nos queda es el resquemor de que no estuvimos a la altura de las circunstancias. Hay una canción de Sabina que dice que "no hay nostalgia mayor que añorar aquello que jamás sucedió". Creo que la frase ilustra perfectamente lo que quiero decir.

No recuerdo donde leí, escuché o me dijeron la frase que da título a la entrada, pero creo que para resolver muchos de mis dilemas es adecuada. ¿Qué me dice el corazón? Responderme es empezar al menos a conocer la respuesta. Quizás no nos resulte cómoda o nos cueste trabajo llevarla a la práctica, pero al final, si seguimos sus dictámenes, nos dará paz y quedaremos contentos y, sobre todo, con la conciencia de que hemos hecho lo que teníamos o debíamos hacer.

El corazón siempre se ha contrapuesto a la razón y al sentido común. Muchos nos han hecho creer que actuar siguiendo los dictámenes del corazón es abocarse al fracaso, no les niego parte de acierto, pero eliminar el corazón de las decisiones la despoja de calidez y humanidad. Ciertamente, y de eso sabía mucho Aristóteles "en el término medio la virtud" y por eso hacer caso al corazón para encontrar el camino y usar el sentido común para llevarla a cabo es, según mi criterio, lo más productivo.

Bueno, amigos, os recomiendo que la próxima vez que estéis en una encrucijada, buscad un poco de silencio y respondeos a la pregunta y dejad que ella os lleve.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

martes, 8 de septiembre de 2009

Levante en Cádiz


Hace tres días que sopla el levante en Cádiz y, cuando sopla el levante en Cádiz, hay muchas cosas que cambian a nuestro alrededor. Para empezar todos nos venimos abajo pues el calor que acompaña a este viento del demonio es fuerte y nos deja a todos para el arrastre. Pero, ¿qué más cosas pasan en Cádiz cuando sopla el levante? pues, la cabeza le duele a muchos o se les atolondra, la tensión está por los suelos, los papeles vuelan de las papeleras y forman remolinos por toda la ciudad, se cancelan citas en las peluquerías porque los pelos ondean desesperados sin control, no se puede ir a la playa ya que la arena pincha de lo fuerte que vuela (bueno, se puede ir a La Caleta), si dejas las ventanas abiertas la casa se llena del polvo que vuela en el ambiente y que trae de cabeza a los alérgicos. Si has hecho planes de salir a navegar olvídalos, las persianas golpean y golpean sin cesar, las palmeras se cimbrean que parecen que van a romperse, se acentúan las "locuras", etc, etc. Nadie escapa al viento de levante.

Ya no puedo escribir más, el levante me puede y me estoy "aflatando" (homenaje a Lidia). Mejor me contáis vosotros cómo os afecta este viento de levante que nos sabemos cuando se va a ir.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Locuras de una tarde de verano...


Mis compañeros de trabajo dicen que tengo un halo especial para arreglar las máquinas que se estropean en la oficina. Cuando se les estropea la fotocopiadora, el ratón, la impresora o cualquier otro aparato, llaman a mi puerta pidiendo auxilio. Yo no creo, aunque reconozco que me hubiera gustado, tener poderes mágicos que arreglan los artilugios defectuosos pero sí que tengo una visión más "humana" de ellos. De todas formas en muchos casos cuando me acerco sí se arreglan.

Mi padre, que era mecánico de máquinas de escribir, decía que a las máquinas había que tratarlas con cuidado, que los golpes y los malos modos no servían más que para estropearlas y hacer que funcionaran peor y menos tiempo. Yo, por mi parte, soy de la opinión que las cosas en general incluidas las máquinas tienen algo parecido al alma de los humanos, que de alguna forma sienten nuestras vibraciones y así, si los tratamos mejor, durarán y nos responderán mejor. Quizás ahí radique el secreto de mi halo especial que hace que las cosas se arreglen cuando me acerco. (A estas alturas ya muchos estaréis pensando que estoy un poco loco, pues seguid leyendo y...).

Igualmente, pienso que las cosas que el hombre crea deben ser usadas pues sólo así alcanzan el fin para el que existen. Es decir, un vaso ha sido creado para que bebamos en él, un cuadro para contemplarlo, un disco para ser escuchado, y no para permanecer guardados u olvidados. De alguna manera las cosas que no son usadas adquieren una pátina de infelicidad que se traslada al aire que respiramos. Ésto que pienso lo relaciono con la inutilidad de acumular cosas y cosas que no usamos en lugar de poseer sólo aquello que vamos a usar combatiendo la emisión de infelicidad al ambiente. (Supongo que los que no pensaban que estaba un poco loco, ahora ya estarán más convencidos...así que no sigo, prefiero no pasar el resto de mi vida en la "López Ibor").

Conclusiones: Primero, no tratar mal la fotocopiadora de la oficina, el ratón del pc, la puerta del microondas, el mando de la tele... y segundo, no acumular, compartir y usar lo que teneís guardado...

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Paraísos perdidos...


No comencé a conocer la provincia de Cádiz hasta que no tuve diecisiete años. Mi padre no conducía y, dado que mi familia no disponía de coche, no salíamos los fines de semana de excursión. Fue cuando empecé a volar solo cuando descubrí lo que había más allá de San Fernando. Gracias a mis nuevas relaciones de esa edad tuve la oportunidad de conocer los paisajes, pueblos y espacios abiertos de la Sierra de Cádiz. Contemplar la naturaleza por las rutas del Pinsapar, El Bosque, Ubrique..., aventurarnos por la zona de la Janda, por las rutas del Picacho, del Monasterio del Cuervo, pero sobre todo, y sin menospreciar lo anterior, para mí el gran descubrimiento fue conocer las playas que se extienden desde Chiclana hasta Tarifa. Los que me conocen saben que un baño en el mar es mi mayor placer. Sin lugar a dudas para mí esos lugares coinciden casi en tu totalidad con el paraíso terrenal. Durante años estuve volviendo todos los veranos unos días de camping a las playas de Zahora en Vejer y los paseos y excursiones se ampliaban a Conil, Barbate, Zahara y Tarifa. Recuerdo un chiringuito en la playa que consistía en un simple techo de cañizo y unas mesas toscas de madera sobre la arena con una radio en la barra que sonaba sin ahogar el ruido de las olas. Todo era sencillo y natural en aquellos días. Las playas estaban casi desiertas de gente y también de hoteles y restaurantes. Se accedía a través de carriles de arena sin asfaltar y la paz y la tranquilidad de aquellos días te trasportaban a lugares lejanos donde la civilización casi aún no había llegado. Sin embargo, los años pasan y la vida cambia. Durante unos años estuve sin ir por allí y, las veces que volví por aquellos lares, ví que las cosas han ido cambiando mucho. Las playas ya no están tan desiertas y aquel chiringuito de la playa es hoy un complejo hotelero llamado Sajoramibeach que nada recuerda aquél que conocí.

Sin embargo, hoy en día, veinte años despues de lo que os cuento, a pesar de todo, aún merece la pena ir por allí. En meses no de temporada alta aún se puede disfrutar de playas desiertas y de paisajes perdidos. Os lo recomiendo.

Hasta la próxima suerte y bendiciones.

lunes, 31 de agosto de 2009

31 de agosto / 1 de septiembre


Hoy es 31 de agosto, por cierto ¡felicidades a los Ramones! y mañana, 1 de septiembre muchos se incorporaran al trabajo. El 1 de septiembre es sinónimo, en muchas vidas, de vuelta al trabajo. El verano se termina y once meses de prisas, ocupaciones y preocupaciones vuelven a nuestra vida cotidiana. Sin embargo, yo os invito a vivir en clave de verano todo el año. ¿Qué es en realidad el verano? Pues un tiempo en el que hacemos cosas divertidas, el sol estimula la parte más lúdica de nosotros y nos lanzamos a la playa, a las fiestas con los amigos, al descanso, a los helados, a los viajes... Y digo yo ¿por qué no intentar mantener un poco del espíritu del verano en el resto del año? El verano, aunque suene raro, es una actitud. Es cierto, que en época de trabajo es más difícil encontrar huecos para hacer lo que os propongo. Pero hay que intentarlo, y si lo conseguimos la rutina cotidiana se rebajará y todo será mucho más llevadero. Además, pequeños "descansos" en mitad del trabajo son como pequeños avances del verano que viene.

Probad, buscad una foto del sol y colocarla junto al despertador. Cada mañana cuando suene veréis el sol brillar y recordaréis que el verano se acerca, lentamente, pero se acerca.

A todos, feliz comienzo de trabajo.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

jueves, 27 de agosto de 2009

Buscando un poco de luz en medio de tanta oscuridad...


Hay ocasiones en las que se acumulan tantas circunstancias adversas que es difícil mantener el ánimo y el tipo. Hace unas semanas que, casi a diario, me dan malas noticias de enfermedades de compañeros y amigos. Creo firmemente que hay que buscar en todo lo que ocurre un sentido y una enseñanza, intentar aprender qué quiere decirnos Dios de todo lo que ocurre a nuestro alrededor o nos ocurre a nosotros directamente. Sin embargo, hay veces que resulta complicado y me cuesta más trabajo. Pero, ¿dónde acudir si no consigo saber cuál es la enseñanza? Un amigo me dijo una vez que si no voy a encontrar respuestas para qué hacerme preguntas. Me pareció una huida pero con el tiempo he aprendido que resulta útil, al fin y al cabo, una retirada a tiempo es una victoria.

Creo que lo mejor que se puede hacer cuando se acumulan las malas noticias y no nos da tiempo a recuperarnos, es hacer como cuando nos dan buenas noticias: reunirse. Si para las buenas lo hacemos para celebrar, para las malas deberíamos hacerlo para intentar entre todos encontrar las razones y las enseñanzas de lo que está pasando. Compartir las preguntas, los sentimientos, los miedos, los desconciertos... tiene como ventaja que se pueden encontrar las respuestas más rápido.

Desde mi perspectiva cristiana, estoy convencido de que Jesús de Nazaret siempre acude cuando dos o más se reúnen en su nombre, así que si nos reunimos y Él está con nosotros, seguro seguro que pronto encontraremos alguna luz en tanta oscuridad. Como reunirse no siempre es fácil, siempre tenemos la posibilidad de buscar un ratito al día y reunirse sólo con Jesús, Él siempre tiene unos minutos.

Mando mucho ánimo y mucha energía positiva a todos los que estáis en un momento difícil. No pongo los nombres, todos sabemos quiénes son. No olvidéis que no estáis solos.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

jueves, 13 de agosto de 2009

Looking for Paradise


Desde que Adán y Eva dejaron el paraíso, la humanidad entera lo ha ido buscando con el ánimo de recuperarlo y poder disfrutarlo como ellos. Sin embargo, por muchos siglos que han pasado parece que, pocos o casi nadie, lo ha encontrado. Pero ¿qué es el paraíso? La palabra proviene del griego paradeisos que viene a significar "huerto". Los antiguos pueblos identificaban el paraíso con un jardín frondoso gracias a los riachuelos y cascadas que lo recorrían. Animales y plantas estupendas hacían de decorado para sus inquilinos. Según cuenta el Libro del Génesis, el Dios de los hebreos y los cristianos plantó un huerto en Edén para su Adán y su Eva. Hasta Él mismo recorría el huerto paseando entre los árboles. Sin embargo, Adán y Eva, dieron al traste con el paraíso, sinónimo de felicidad ideal, por no hacer lo que Dios les indicó. Y ahora nosotros, "gracias a ellos", tenemos que recorrer el camino de la vida buscando lo que ellos perdieron. En resumen, el paraíso perdido no era más que la armonía entre los que lo habitaban. Un entorno de naturaleza y unos habitantes que no tendrían más misión que respetarse y buscar el bien del otro, disfrutando de los bienes que Dios les había regalado.

Ha habido a lo largo de la historia del hombre pequeños reflejos del paraíso perdido. Se me vienen a la mente algunos momentos que podrían ser ejemplo de ésto: el descubrimiento de la penicilina, la declaración de los derechos del hombre, la abolición de la esclavitud, la democracia, vosotros tendréis otros, seguro.

Ahora, el famoso cantante Alejandro Sanz ha puesto en marcha una campaña para que los mortales le contemos qué es para nosotros el paraíso. "Looking for Paradise" es ya portada de revistas y noticia en los medios de comunicación. La campaña consiste en grabar un pequeño vídeo y colgarlo en Youtube diciendo qué es para nosotros el paraíso. Muchas personas anónimas y famosas ya lo han hecho y, para sorpresa mía, casi todo el mundo coincide: la familia, los amigos, la salud, el hogar, son los paraísos donde los "adanes y evas" del siglo XXI se refugian.

Mis compañeras y yo nos hemos dejado atrapar por la campaña y, después de muchas risas y muchos intentos, hemos conseguido grabarnos y subirnos al Youtube. Me da igual que, como dice una amiga, le hagamos publicidad al cantante; el divertido rato lo compensa.

Os dejo el video que mi hijo, que ya apunta maneras en esto de estar en el candelero y de las nuevas tecnologías, ha grabado para participar en esta movida.



Aparte de la campaña, de los videos y del Youtube, os invito a pensar cuál es vuestro paraíso, y cuando lo hayáis hecho pues "Dímelo en el blog".

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

miércoles, 12 de agosto de 2009

Dímelo en el blog

La fiesta de cumpleaños ha terminado. Sólo una amiga ha venido. A ella, gracias. Al resto seguís invitados para el segundo cumpleaños. De todos modos, me doy por felicitado y os dejo la nueva imagen del blog y su nuevo título: Dímelo en el blog. Espero que os guste, parirlo no ha sido fácil, sea lo que sea, ya sabes, dímelo en el blog.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

jueves, 6 de agosto de 2009

El blog cumple un año


El próximo martes 11 de agosto el blog "Caminando por la vida" cumple un año. Nació sumido en la incertidumbre de cuánto duraría, no sabía si duraría mucho o poco. Por ahora ha llegado al año de vida. Si hablamos de cifras el resumen es: 33 entradas, 674 visitas, 66 comentarios y 8 seguidores. Mi amiga y compañera de fatigas Pili me dijo que debía darle publicidad y me animé a enviar por e-mail la notificación de una nueva entrada a algunos amigos y compañeros. El resultado no fue especialmente brillante. Sí sé que Jesús, Pilar, Concha, Olga, Sebastián, Susana, Daniel y mi querida esposa me leen con cierta regularidad aunque sus comentarios son escasos o inexistentes. Del resto nada o casi nada. Luego, Pili y yo, nos hicimos publicidad mutua en el blog y el resultado fue el mismo. Bueno, para ser justos, un par de sus seguidores se hicieron seguidores míos. A ellos les mando un afectuoso saludo y, ya saben, que siempre son bienvenidos. Si mi objetivo fuera tener muchos seguidores y lectores, visto el resultado, tendría que cerrar el blog y dedicarme a otra cosa. Pero no. No voy a clausurarlo. El blog nació para compartir lo que me sugiriera el "caminar por la vida", no para tener una legión de seguidores. Por eso, ahora que el blog cumple un año, voy a renovar la ilusión y voy a intentar llegar al segundo aniversario. No prometo muchas más entradas, hace falta más arte y más tiempo y de los dos no ando sobrado. Pero bueno, menos da una piedra.

Para celebrar el primer cumpleaños del blog voy a cambiarle el "look". Así que el próximo martes 11 de agosto sobre las diez de la noche daré una fiesta en el blog para presentar la imagen del próximo año. Están todos invitados y podéis traer a todos los que queráis, en esta fiesta cabemos muchos. Os espero.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

jueves, 30 de julio de 2009

Tanto, tanto ruido...


Con el verano llega el calor y con el calor las ventanas abiertas. Los que tienen aire acondicionado quizás no necesiten abrir las ventanas para estar frescos en casa. En mi caso, sí es necesario, lo bueno es que entra el fresco, lo malo que también los ruidos.

De día los ruidos pasan desapercibidos, parecen estar más integrados en la vida cotidiana, son ruidos pero casi no se oyen, sin embargo, de noche, todo se evidencia mucho más. De noche, por las ventanas abiertas entran los ruidos de las motos, del camión de la basura, de los que vuelven de marcha, de la vecina que tiende la ropa en un oxidado tendedero a la una de la madrugada, de los ladridos de los perros (creo que viven más perros que personas en mi bloque), podría seguir enumerando y enumerando hasta cansarme, seguro que los que lean esta entrada puedan continuarla también. Mi gran suerte es que cuando cesan todos esos ruidos, lo que entra por mi ventana es el rumor de las olas del mar que se mecen bajo ella.

Pero hay otros ruidos que no se oyen y que son mucho más dañinos y molestos que los anteriores. Son aquellos que enturbian la vida cotidiana. Son el ruido de los celos, de los miedos, de las envidias, de los complejos, de las soledades, de la incomunicación... Estos ruidos suelen ser muy silenciosos, viven dentro de nosotros y rara vez se confiesan publicamente. Se agazapan en nuestro interior, en nuestra alma y hacen tanto ruido que nos ensordecen.

Estos ruidos se silencian con mucha paciencia y con mucho amor. Para ello hace falta el silencio que crea la escucha, la comunicación, la reflexión, la confianza...

Los ruidos que entran por la ventana se acallan cerrándola. Pero, ¿y nuestros ruidos interiores?

Os dejo una canción de Sabina.



Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

jueves, 16 de julio de 2009

Entre amigos...

Mi hermana ha hecho reformas en su casa y para celebrar que, por fin, han terminado, decidió dar una cena para algunos de sus amigos. Sus amigos son también mis amigos y nos conocemos hace más de veinticinco años. Tendríamos que plantearnos seriamente hacer algo para celebrar tan glorioso periodo.

Volviendo a la fiesta de celebración de fin de obra, en este caso, decidí aceptar la invitación y nos fuimos, Inés, Antonio Juan y yo a la fiesta en cuestión. Los aperitivos muy ricos, el ambiente distendido y divertido y las risas y las copas se fueron sucediendo hasta la hora de volver a casa. Tengo que reconocer que no nos vemos muy a menudo pero cuando lo hacemos es como si lo hubiéramos hecho ayer y siempre es divertido.

Creo que es muy importante conservar un grupo de amigos, quizás no íntimos, pero sí fieles a lo largo de los años con los que reunirse de vez en cuando y pasar ratos de alegría.

Hace unos meses, Olga, una compañera de trabajo me enseñó un video "casero" en Youtube en el que un grupo de amigos cantaban juntos una canción. Independiente de lo que nos pueda gustar la canción y las imágenes, nadie podrá negar que los participantes evidencian "buen rollo" y sirven para reflejar lo que arriba os cuento.

Por ello, si tenéis amigos conservadlos y, sobre todo, disfrutad de su compañía. Yo para empezar, creo que voy a dar una fiesta en mi casa o, quizás haga un video. No sé..., ya os lo cuento cuando lo decida.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

jueves, 9 de julio de 2009

El último Peter Pan


A estas alturas ya todo el mundo sabrá que Michael Jackson murió hace unos días y que el pasado martes fue oficiado su funeral de la misma manera que vivió: expuesto públicamente a los medios de comunicación y a multitud de admiradores. En vida dijo que quería vivir eternamente y por lo visto, si no él, al menos su fantasma, ya ha aparecido en su mansión, y damos por seguro que su mito sí vivirá, si no eternamente, sí un largo tiempo. Dicen que no quería crecer, que quería ser un niño siempre, como Peter Pan.

Para mí, Michael Jackson como artista es uno de los grandes: su música, sus coreografías, y su puesta en escena han sido realmente espectaculares. Como persona, bueno, cada uno vive su vida como puede o como le dejan, y, creo que en su caso, le vivieron a él más que se vivió él a sí mismo. Para unos es un monstruo y para otros es una víctima. Vivió entre el negro y el blanco de su piel y de su trayectora vital. Lo tuvo casi todo pero parece que no llegó a ser feliz completamente. Sin embargo, Michael Jackson ha entrado por la puerta grande de la leyenda.

Me viene a la memoria el verano que con los amigos veíamos una y otra vez su video de Thriller y después hacíamos, bueno intentabamos pero con menos acierto, hacer sus pasos en las pistas de baile de las discos de verano. Este recuerdo queda como pequeño homenaje al artista que nos hizo disfrutar en las pistas de baile.

Os dejo un video de su canción "Blood on the dance floor". No es de sus canciones más conocidas pero para bailar es fantástica y prefiero recordarle bailando. Además su título me parece adecuado para resumir su vida (Sangre en la pista de baile


Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

martes, 7 de julio de 2009

Barcino, Barca Nova, Barcelona...


El mismo tren que nos llevó al norte, nos trajo al sur a los siete días. En medio quedan unos días estupendos de aventura y descanso. Con la estancia en Port Aventura hemos alcanzado la máxima cota de la diversión a base de atracciones diseñadas para soltar adrenalina y someter el cuerpo a límites peligrosos. Aún estamos molidos de la paliza de tirarnos por los toboganes asesinos y las atracciones pensadas más para adolescentes que para nosotros, que a nuestra edad, los huesos no son tan amantes de atracciones que giran y giran y vuelven a girar en una espiral doble, más salto mortal más "lupin" con apertura final que vuelve a empezar sin preguntar. Realmente, un lugar ideal para niños y adolescentes, pero en el que también tienen hueco los adultos que no renuncian a divertirse. Si alguna vez recaláis por allí, no dejéis de probar el Dragon Khan, es ideal para soltar estress y tensión.

Sin embargo, antes y después de Port Aventura, tuvimos la suerte de encontrarnos con Barcelona. Había estado allí hace veinte años y conservaba un recuerdo vago de la ciudad. Ahora ha sido como una primera vez. Pasear por sus calles, sus plazas, sus parques, visitar sus mercados, especialmente el de la Boquería, sus iglesias, especialmente Santa María del Mar y la de los Santos Justo y Pastor, adentrarnos en su puerto, contemplar sus edificios, especialmente las obras de Gaudí, Domenech y Cadafalch, ha sido una experiencia muy enriquecedora. Barcelona se ha revelado como una ciudad luminosa, reabierta al mar, calles pobladas de árboles que dejan entrever fachadas llenas de colores, de formas curvas sonrientes, de ventanas que invitan a entrar al sol y que incitan a vivir en ellas con espíritu alegre. Sus arquitectos se adelantaron a su tiempo, como Barcelona se adelanta a nuestro tiempo. Románico, gótico, barroco, modernismo, contemporáneo, todos los estilos se confunden para superar lo parcial y crear un todo armonioso y nuevo. Por eso, andar por sus calles es una aventura para la vista, en cada esquina hay una oportunidad, en cada plaza hay una sorpresa, en cada edificio hay una invitación. No debería esperar otros veinte años para volver.

Ahora, ya en el sur, toca disfrutar de unos días de vacaciones en la playa, en los libros, en los paseos en bicicleta y disfrutar de lo cotidiano sin prisas.

Hasta la próxima suerte y bendiciones.

jueves, 25 de junio de 2009

Fin de curso...


Ha terminado el curso escolar, el pastoral y, para nosotros, el laboral. Mi hijo ha recibido sus notas esta mañana y estamos muy contentos con él y con sus progresos. Hoy han empezado mis vacaciones y mañana lo harán las de mi mujer. Y los tres, libres de nuestras responsabilidades, tomaremos un tren que nos llevará al norte, a la libertad, a la aventura.

Parece que fue ayer cuando comenzó el curso y, con él comenzó un tiempo de estudio, la disciplina y la rutina de trabajo. Parece que fue ayer cuando volvimos a las obligaciones y nos propusimos una serie de objetivos a cumplir. Algunos se han cumplido, otros no. El curso ha sido positivo, es verdad que hemos vivido y, aún vivimos momentos difíciles y tristes: enfermedades, despedidas, fracasos, pero los hemos superado o los vamos a superar y, sobre todo, hemos aprendido de ellos, y también hemos aprendido muchas cosas académicas, profesionales y vitales.

En este curso se han incorporado nuevas personas que nos han aportado frescura e ilusión, nuevos compañeros de clase de Antonio Juan, los padres de esos alumnos, el tutor de nuestro hijo, nuevos compañeros de trabajo, nuevos jefes, nuevos amigos. Todos se han convertido en compañeros de viaje y, consciente o inconscientemente, nos hemos apoyado y ayudado mutuamente.

Sin embargo, no es el final del viaje, este tiempo de descanso es una parada para tomar fuerzas, un oasis donde refrescarnos y alentarnos para volver de nuevo a crecer, a aprender, a mejorar cuando volvamos al colegio, al trabajo o allá donde la vida nos quiera colocar de aquí en adelante.

A todos los que han en estos días van a llegar a su oasis y tomarán fuerzas para volver a comenzar con ganas e ilusión ¡feliz verano y felices vacaciones!

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

domingo, 21 de junio de 2009

Hace justo doce años...


Hace unos meses titulé una entrada del blog como "Hace justo nueve años..." y estaba dedicada al nacimiento de mi único hijo Antonio Juan. Hoy vuelvo a usar la fórmula de la anterior entrada para dedicarla al día en que contraje matrimonio con Inés.

El 21 de junio de 1997, hace justo doce años, Inés y yo, dimos el gran paso de comprometernos a vivir toda la vida juntos. Todo había empezado unos años antes, cuando nos conocimos mientras estudiábamos magisterio. Nuestra relación nació poco a poco, sin prisas y entre risas. Disfrutábamos del tiempo juntos, bien por motivos de estudio, bien por el mero placer de estar juntos. Pasaron unos años hasta que vimos que nuestra amistad inicial iba a más y, una noche de verano nos dimos cuenta que nuestros sentimientos iban más allá y, no sin cierto miedo, nos comprometimos. Por eso, nuestra boda tenía que ser el 21 de junio, el día que empezaba el verano.

Quisimos que nuestra boda fuera sencilla y creo que lo conseguimos. Pudieron estar todos los que nos querían y a los que queríamos: familia, amigos de toda la vida, compañeros de trabajo.. La ceremonia religiosa, lo más importante para nosotros, fue profunda, alegre, compartida y muy muy emocionante. Juan Martín Baro nos casó, no podía ser otro y, toda la comunidad de Santo Tomás estuvo allí para acompañarnos en el día más especial de nuestra vida.

Luego en la celebración festiva todo fueron risas, besos, bailes y deseos de felicidad para toda la vida. Parece que fue ayer, pero hace ya justo doce años.

Hoy sigo pensando que casarme con Inés fue la decisión más importante de mi vida y de la que nunca me he arrepentido, nunca. Hoy quiero a Inés más que hace doce años y sólo puedo pediros que gritéis conmigo por Inés hip, hip, ¡¡¡HURRA!!!.

Unos años después nació Antoñito Juan y con eso ya la felicidad tocaba techo, pero eso ya es otra historia.

Hasta la próxima suerte y bendiciones.

jueves, 11 de junio de 2009

Migueli

Conocí a Migueli a través de un compañero de trabajo. Cuando me dijo que era un cantautor cristiano pensé en un tío rollazo de profundo y, menudo corte me llevé al conocerlo personalmente. Creo que es una de las personas que más impresión me ha causado en los últimos tiempos. Divertido, sincero, alegre, comprometido y cercano podrían ser unos cuantos adjetivos que lo describan, pero también vitalista, profundo, cariñoso, definen su tremenda personalidad.

Lo conocí hace unos años en un curso de relación de ayuda que vino a dar a los compañeros de Cáritas. Además de cantautor es profesor del Centro de Humanización de la Salud que los religiosos Camilos tienen en Tres Cantos (Madrid). Como profesor es genial pues, tira de la guitarra en mitad de la clase y hace las delicias de los alumnos que, entre sorprendidos y encantados, se rinden incondicionalmente a él.

Luego nos hemos visto más veces. Lo hemos invitado a venir como docente y como cantante, en sus dos facetas triunfa siempre y, siempre estamos tentados de invitarlo más. Su presencia nos asegura el éxito.

Para saber más de Migueli podéis entrar en su web http://www.migueli.com/ pero también podéis escribir en Google o en Youtube su nombre y encontraréis mucha información sobre él. Como muestra un botón, y tal como os prometí en mi último post os dejo unos audios con un par de canciones. La primera es seria y la segunda divertida. Tiene publicado varios CD's y un DVD con sus actuaciones por todo el mundo. Migueli tiene muchas más canciones, casi todas estupendas, todas especiales y llenas de frescura y mensaje cercano fruto de sus vivencias y creencias.

La primera se llama "Jesús amigo" y nos da la visión que Migueli tiene de Jesús de Nazaret y la segunda "Titulitis" es simplemente genial y nos os adelanto nada para que la descubráis por vosotros mismos.

Seguro que os gustan. Escucharlas en vivo no tiene comparación. Si tenéis oportunidad de ir a verlo cantar daros ese regalo.


"Jesús amigo" Migueli.


"Titulitis" Migueli.

¿A qué os han gustado?

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

domingo, 7 de junio de 2009

Cuéntaselo a tu prima la que nos animó...


He titulado esta entrada con la penúltima frase de un audio que hace un tiempo me llegó por email. El audio consiste en una conversación entre dos amigas. Una de ellas es pintora y le cuenta a su amiga lo enfadada que está por culpa de su galerista de arte, pues ésta le había prometido exponer su obra en Nueva York y, al final, todo se ha cancelado. El tono de la conversación va creciendo a la vez que va detallando los acontecimientos y las razones de la cancelación de su exposición. La conversación que se relata podría ser normal entre una pintora y su galerista si las dos amigas no fueran lo que solemos denominar dos "maris ordinarias donde las haya". Y ahí radica el éxito del audio: en el contraste entre lo "artístico" del contenido y el tono chabacano de la conversación. En fin, mejor que contarlo, podéis oirlo a continuación:
Sin embargo, esta entrada no está dedicada a las dos amigas del audio, sino a una amiga mía que "fue la que me animó a mí, no a hacer informalismo abstracto ni a exponer en Nueva York, sino a dar a conocer este blog que, poco a poco, voy escribiendo. Ella también tiene un blog, se llama Pilar de Piedra y lo podéis leer en
http://pilardepiedra.blogspot.com Nacieron casi a la vez, coinciden en algunos temas que recogen y, es muy ameno e interesante. Os recomiendo que os hagáis su seguidor/a (y si lo hacéis, os hacéis también seguidor del mío, jajajaja). Los dos blogs sirven para compartir experiencias, opiniones, sentimientos y el camino por la vida. Así que ya sabéis, leed el blog de Pilar de Piedra y, luego, cuéntaselo a tu prima o a quien quieras.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.