viernes, 17 de octubre de 2008

Un encuentro con Juan Martín Baro


Casi un año hacía que no tenía un encuentro con Juan Martín Baro, sin embargo, cuando el pasado miércoles lo volví a ver tuve la sensación de que había estado con él el día anterior. Conocí a Juan hace ahora 24 años.

Yo terminaba la adolescencia y entraba en la juventud, y la casualidad quiso que diera con mis huesos en su parroquia. Allí crecí, realmente casi nací a la fe y mi vida dió un giro de 180 grados. Gran parte de ese cambio, de ese gran salto hacia adelante se la debo principalmente a Juan. Es cierto que tuve otros "maestros y maestras espirituales" pero todos vinieron de su mano.

Nuestro encuentro tuvo lugar en su casa, no era la misma casa donde compartimos tantas cosas, pero tenía su estilo, su sello personal. Libros, música, iconos, y gente, mucha gente entrando y saliendo. Juan siempre ha tenido gente a su alrededor, eso dice mucho de su carácter acogedor y de su capacidad de crear ambientes que hacen que te sientas bien.

A veces, por mi trabajo en Cáritas coincidimos para colaborar juntos y siempre, por parte de Cáritas, quedamos encantados y agradecidos de su colaboración. Su capacidad para hacer comprensible la Palabra de Dios a cualquiera que lo escuche, su pasión por la Sagrada Escritura ha hecho de él un gran maestro para muchos. Yo me incluyo.

Antes de despedirnos nos enseñó la decoración de su parroquia y, tengo que reconocer, que, con los años, no ha perdido ni un ápice de gusto, es más creo que ha ido mejorando con los años. Siempre ha buscado una decoración pedagógica, es decir, que cualquier elemento que ha incluido en su parroquia tiene una intención educativa. Creo que ahí radica parte de su éxito, decora y embellece, pero, por encima de eso, enseña.

Tener un encuentro con Juan Martín Baro siempre es una buena experiencia. No debería dejar pasar tanto tiempo entre encuentro y encuentro.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

8 comentarios:

Pili dijo...

Hola Antonio!! me alegra conocer tu blog y te animo a que continues con esta iniciativa. Tú eres una persona muy interesante y peculiar y tienes muchas cosas que enseñar. Así que adelante y no te canses, pero te pediría una cosa, incluye alguna otra cosilla de cachondeo de las tuyas ya que tu sentido del humor es una de las cosas más caraterísticas de tu persona y nunca debes dejar de compartir con los demás. Ya sabes, te llamamos Agrado, porque siempre nos haces la vida un poco más agradable.
Besos

Anónimo dijo...

Ay ji ji ji, mi niñooo! Acabo de aterrizar y he visto tu bonito blog. Ay si hubiera habido estos medios en la época de Jesús de Nazaret!! Enhorabuena, ay ji ji jiiii...
La mater in magistra.

Dímelo en el Blog dijo...

Ahora estos días, Juan pasa por un momento de salud delicado. Desde este blog esperamos que sane pronto y pueda volver a su misión. Rezamos por tí, Juan.

Anónimo dijo...

¡¡Hola Antonio!!
Me ha dado mucha alegría encontrarme con tu blog. Soy Carmen Villanueva, decirte que leyendo lo que escribes de Juan, ha hecho que yo también vuelva al pasado, es cierto¡¡¡Que suerte tuvimos !!! ¡¡¡QUE GRÁN MAESTRO!!! También tu me enseñastes mucho,Gracias. Un fuerte abrazo para Ines y para ti.

Anónimo dijo...

¡¡Hola Antonio!!
Me ha dado mucha alegría encontrarme con tu blog. Soy Carmen Villanueva, decirte que leyendo lo que escribes de Juan, ha hecho que yo también vuelva al pasado, es cierto¡¡¡Que suerte tuvimos !!! ¡¡¡QUE GRÁN MAESTRO!!! También tu me enseñastes mucho,Gracias. Un fuerte abrazo para Ines y para ti.

Anónimo dijo...

¡¡Hola Antonio!!
Me ha dado mucha alegría encontrarme con tu blog.Decirte que leyendo lo que escribes de Juan, ha hecho que yo también vuelva al pasado, es cierto¡¡¡Que suerte tuvimos !!! ¡¡¡QUE GRÁN MAESTRO!!! También tu me enseñastes mucho,Gracias. Un fuerte abrazo para Ines y para ti.

Carmen dijo...

Creo que se nota que soy nueva en esto, tres veces te he mandado el mismo comentario, bueno, lo interpretaremos Biblicamente. Tu me entiendes ¿verdad? Un fuerte abrazo

Dímelo en el Blog dijo...

Carmen:
Cuánto tiempo!!! Bienvenida al blog. Espero que la vida te vaya bien. Suerte y bendiciones.