domingo, 16 de enero de 2011

Basada en...¿qué?


Desde el nacimiento del cine primero y de la televisión después, multitud de novelas, obras de teatro... han sido llevadas a la pequeña o gran pantalla. Al revés, también hay algún que otro caso, es decir, una película ha generado a posteriori de su estreno y éxito un aluvión de novelas o cómics. Ésto es objeto de debate desde el comienzo de las adaptaciones. Muchos de nosotros hemos deseado que nuestro libro favorito fuera llevado al cine y, también, muchos de nosotros hemos renegado de lo anterior al ver el resultado de la adaptación. Parte del debate se centra en, si es mejor leer el libro antes de ver la película, o al revés. Ambas teorías tienen sus defensores y detractores.

De todos los casos que conozco, es decir, que he leído el libro y visto la serie o película, creo que las mejores adaptaciones que se han hecho, bajo mi punto de vista, son "La colmena" de Cela, "Fortunata y Jacinta" de Galdós, "Yo, Claudio" de Graves y, por supuesto "Retorno a Brideshead" (Serie TV) de Waugh. En todas, las imágenes hacen justicia a la letra escrita. En la otra parte, por citaros algo, lo peorcito que me viene a la cabeza es, toda la saga de Harry Potter, las novelas de Pérez Reverte y, la adaptación cinematográfica de "Retorno a Brideshead".

En el caso de ésta última, es curioso como, en la década de los años ochenta, se adaptara de forma magistral la novela de Waugh a la televisión, claro que tratándose de la BBC nadie se extrañará, y como, cuando se ha llevado la novela al cine en el 2009, ha sido lo más cruel que le hayan podido hacer al texto original.

Conocí "Retorno a Brideshead" en una etapa de mi vida en la que necesitaba ponerle palabras a mi mundo interior y que la novela de Waugh llegó como "anillo al dedo". Vi la serie primero y luego leí en libro. Podía haber sido al revés y el resultado creo que hubiera sido el mismo. Ahora, casi 20 años después, sin muchas ganas, vi la película y, no podía dar crédito a lo que estaba viendo. Si no fuera por los nombres de los protagonistas y por que los escenarios (Oxford y Castle Howard, Inglaterra) eran los mismos, la película no respondía en absoluto a la esencia del libro y, era una verdadera pantomima de lo que fue la serie de televisión, hoy, por cierto, considerada una serie de culto.

En los títulos de crédito aparece, si el guión es adaptado, la frase "Based on the...". Realmente, algunas veces, es una broma más que el reconocimiento de que lo que vamos a ver tuvo alguna vez una raíz escrita.

Si habéis tenido alguna vez la misma experiencia, lo siento por vosotros, en mi caso, creo que es mejor dejar a los libros ser libros, antes que arrastrarlos al barro de una mala adaptación.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.