lunes, 20 de junio de 2011

Tres tomos y un apéndice....


En muchos días del año se concentran varias celebraciones o conmemoraciones bien a nivel local, provincial, nacional, europeo... Algunos nos tocan directamente y de otros, ni siquiera nos enteramos. Hay días para todos. Día del Medio Ambiente, de los Océanos, del Padre y de la Madre, de la Lucha contra el Cáncer, de la Erradicación de la Pobreza, del Orgullo Gay, de los Refugiados, de la Mujer, del Libro..., días para todos y para todas.

El 21 de junio tiene también su celebración, bueno sus celebraciones por que, que yo sepa, no tiene una o dos, si no hasta tres celebraciones. Los "luises" y las "luisas" celebran a Luis Gonzaga, santo italiano, noble y jesuita que con el tiempo se convirtió en el patrón de la juventud cristiana. Se celebra también el comienzo del verano, este año justo a las 19'16 horas el verano se instalará oficialmente en nuestras vidas, aunque por el calor parece que ya lo hizo hace unas semanas. Es también, el 21 de junio, el Día de la Música, que es una celebración estupenda. La música es siempre un buen motivo para celebrar. Por todos los beneficios que tiene no debería celebrarse un solo día al año, si no muchos más. En fin, que quien no encuentra un motivo o dos o tres, para que el 21 de junio se convierta en toda una fiesta, es que no tiene sangre en las venas. De las tres coincidencias podríamos seguir escribiendo hasta completar un tomo enorme, pero me conformo con enunciarlas, que cada uno complete el resto.

Yo, además tengo una cuarta razón, que como es más particular y no tan universal como las anteriores es solo un apéndice. Me refiero a que un 21 de junio tuve la gran suerte de casarme con la que aún hoy sigue siendo mi santa esposa. Ya escribí de eso en este blog, (Hace justo doce años) hace un par de años así que no me extiendo. Lo único que vuelvo a decir es que no me he arrepentido ni una vez de haberlo hecho y si volviera al pasado, lo volvería a hacer. Algunos amigos piensan que lo mejor que Inés hizo por mí fue "recogerme". Yo también lo creo.

En fin, amigos, a los Luises y Luisas, muchas felicidades y a los que la música les da la vida y a los que el verano les sienta muy bien, que lo celebren con alegría, pues, cualquier momento es bueno para desearse felicidad.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

2 comentarios:

Latixer dijo...

No todo el mundo puede decir lo mismo sobre su matrimonio. Me alegro un montón, Antonio. La verdad es que yo también me casaría con ella!!

Dímelo en el Blog dijo...

Latixer: Pues tienes razón, pero no es fácil mantener el nivel día tras día, año tras año. Al matrimonio hay que ponerle interés para que dure... Por cierto, aunque ella es muy modesta a Inés le ha gustado el cumplido....