viernes, 20 de enero de 2012

Bienvenida, Estrella...


Cuando nació iluminó, literalmente, la vida de sus padres. Era deseada, anhelada y muy, muy esperada. Su infancia fue feliz, no podía ser de otra forma teniendo a los padres que le dieron la vida. Desde pequeñita fue una niña preocupada por los demás, siempre estaba pendiente de sus amiguitos y compañeros del cole, su madre se lo inculcó desde el principio, al fin y al cabo ella ha vivido siempre para ayudar a los demás. Su padre, amante de las tecnologías, la inició en "las maquinitas" de todo tipo. Ha navegado siempre por internet como por su propia casa y, lejos del monopolio de Windows, supo correr en libertad por los caminos del software libre. Incluso tiene, como su mamá, un blog que recibe al día muchas, muchas visitas.

Los gatitos que tenían sus papás le inspiraron para sus aficiones más queridas cuando fue creciendo. Como los gatos se llamaban Luna y Nilo, la astronomía y todo lo relacionado con Egipto fueron el resultado de tan grata y divertida compañía. 

Sin embargo, una de las experiencias más bonitas que ha tenido a lo largo de sus añitos ha sido el hecho de ver su casa llena de buenos amigos jugando horas y horas a los más extraños y novedosos juegos conocidos. Esta experiencia de convivencia ha hecho de ella una niña sociable, cosmopolita y risueña.

En realidad, esta entrada es un futurible de la vida de una niña preciosa que nació hace unas semanas. En realidad, su vida será como tenga que ser, pero yo la he imaginado así. Ciertamente, Estrella, nació el día de Reyes, no podía ser de otra forma, pues ha sido el mejor regalo que sus padres han recibido y que además se merecían, por que han sido muy, muy buenos.

Sirva esta entrada para felicitar, una vez más, a sus papás, Pili y Luis, por esa niñita tan preciosa que han traído al mundo.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

2 comentarios:

pilardepiedra dijo...

Bueno, bueno, acabamos de leerlo y nos ha encantado! Mil gracias Antonio por la felicitación. Espero que la vida de Estrella sea tan bonita como la imaginas, que sea feliz es lo único que deseo. Mil gracias por la dedicatoria. Un besazo

Antonio Jiménez dijo...

Estrella se merecía como poco un lugar en el blog...