martes, 3 de enero de 2012

En el puerto de Málaga...


Nos hemos venido a Málaga, una vez recibido el año nuevo, para descansar unos días y conocer esta ciudad andaluza. Veníamos con la idea de que nos iba a gustar la ciudad, y no nos ha gustado, nos ha encantado. Hemos paseado por sus calles, especialmente la calle Larios y sus aledaños, hemos visitado sus monumentos, sus plazas y sus jardines, hemos visitado sus iglesias, sus librerías, sus pastelerías y sus tascas típicas. Sin embargo, quiero destacar un paseo que hemos dado esta mañana por el recién reinventado puerto de Málaga.

En marzo de 2011 se concluyó e inauguró una fantástica obra de integración del puerto de Málaga en la ciudad que le da nombre y el resultado, en mi modesta opinión, es un rotundo éxito. Sin que la actividad portuaria se haya visto mermada, quizás al contrario, la ciudad de Málaga ha sumado su puerto, con un paseo de palmeras y plazas llenas de jardines y fuentes de diseño moderno y sorprendente, como un espacio de esparcimiento nuevo para los malagueños y visitantes. Al paseo de palmeras junto al cantil del muelle que te da la bienvenida, le sigue un espacio comercial de tiendas de moda, artesanía, decoración., etc... y al espacio comercial le sigue una serie de bares y restaurantes que ponen la guinda al paseo por el puerto. De entre los establecimientos hosteleros, quiero destacar "La sureña" un lugar original y divertido, con una terraza estupenda al sol y con unas vistas espectaculares del puerto y de la ciudad al fondo, donde tomar una cerveza, o dos, y unas raciones deliciosas se convierten una opción imprescindible.

Durante mi visita al puerto de Málaga no he podido evitar pensar en el puerto de Cádiz y en su relación con la ciudad y lo comparo con el puerto de Barcelona o, en este caso, con el de Málaga, y pienso que estamos dando la espalda como ciudad a una oportunidad de reencontrarnos con un lugar fantástico para avanzar y que, aunque ahora no se contemple, el propio devenir de la ciudad lo terminará alcanzando y, entonces, aunque con años perdidos, todos podremos pasear por Cádiz y terminar al borde del mar junto a un noray en su bello puerto.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.