martes, 6 de marzo de 2012

Cumpliendo siglos...


Un día como este, hace ya 12 años, nació mi hijo Antonio Juan. Era el año 2000 y comenzaba un nuevo siglo y su andadura vital en este mundo. Si fantaseamos con la historia y Antonio Juan hubiera nacido en el año 1700, en el comienzo del siglo XVIII, al cumplir los 12 años hubiera compartido su nacimiento, en el mes de marzo, con la creación de la Biblioteca Nacional, hija, en este caso, de Felipe V de Borbón. Su vida hubiera transcurrido paralela a las luces de la Ilustración que llegarían a ser muy intensas y brillantes. Si por el contrario, hubiera nacido en 1800, al llegar a la docena de años, viviría en una ciudad en estado de guerra y sitiada por los franceses y podría haber sido testigo de la promulgación de la Constitución de 1812. En este caso, y, al contrario del siglo anterior, su vida hubiera estado acompañada por el apagón de la luces ilustradas. Si avanzamos en el devenir de los años y Antonio Juan hubiera venido al mundo en 1900, cuando le tocara cumplir 12 años, el mundo se preparaba para una guerra mundial, su ciudad natal no era ni el pálido reflejo de los siglos anteriores y el futuro se presentaba incierto y gris.

Pero, no fue en el siglo XVIII, ni en el XIX, ni en el XX, sino en el siglo XXI cuando ha venido al mundo. El XXI ha nacido lleno de esperanzas, aunque también convulso y amenazado por una grave crisis económica mundial. Este siglo y él están por construir y desarrollarse. Este nuevo tiempo que le tocará vivir está lleno de posiblidades y, si los hombres y mujeres de hoy no lo estropean, puede ser el mejor de los siglos. Espero que así sea.

¡Feliz cumpleaños Antonio Juan! Deseo que tu camino por los primeros años del siglo XXI te sean propicios y, en la medida de tus posibilidades, participes y colabores en que el XXI sea un tiempo mejor para todos.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.