viernes, 29 de agosto de 2008

En la sierra de Aracena...


No hay nada mejor para desconectar al comienzo de las vacaciones que alejarse del entorno habitual. Para nuestra escapada de fin de verano decidimos acercarnos a la Sierra de Aracena, concretamente al pequeño pueblecito de Galaroza. Hemos vuelto encantados. Tanto el pequeño hotel rural http://www.hotelgalaroza.com/ como los parajes que hemos visitado nos han dejado muy buen sabor de boca. A menos de tres horas de carretera desde Cádiz, la Sierra de Aracena nos ha ofrecido una serie de atractivos que hace que os la recomiende para una escapadita en cualquier época del año. Buen clima, buena comida (especialmente a los que les gusten los ibéricos), buen paisaje, buena gente...

En medio del descanso decidimos visitar la gruta de las maravillas que existen en Aracena. El recorrido dura unos cincuenta minutos que se hacen más que cortos pues la experiencia es tan sorprendente que el tiempo pasa sin sentir. A cientos de metros bajo tierra, contemplar las formaciones geológicas datadas hace miles de años hacen que nos consideremos casi intrusos. Los lagos subterráneos, las caprichosas formas y colores de la piedra, nos trasladan a otro mundo.

Nuestro viaje se completó con la visita al Parque Minero de Riotinto. La explotación minera de este paraje está tejida con la historia de miles de hombres y mujeres que dejaron allí la vida para que el mineral viera la luz del sol. De entre los años que la mina estuvo en activa existe una época que resulta ofensiva al visitante. Se trata del período en la que los ingleses explotaron tanto la mina como a los mineros. Todo se puede ver en el Museo Minero, en la mina Peña de Hierro y en la casa victoriana del barrio inglés de Bella Vista.

Si tenéis unos días libres la Sierra de Aracena os está esperando.

Hasta la próxima. Suerte y bendiciones.