viernes, 29 de enero de 2010

En la fiesta de Don Bosco...

El próximo domingo, 31 de enero, se cumplen 122 años que Don Bosco o San Juan Bosco murió en Turín. A su muerte, la congregación que había fundado, tenía ya sus raíces bien asentadas, y con los años ha alcanzado un desarrollo que la coloca entre las congregaciones masculinas más numerosa de la Iglesia Católica. Creo que el número no sería un dato valorable, si no fuera acompañado de un gran servicio a los jóvenes y a la sociedad, y como estoy convencido de que hoy, los hijos de Don Bosco, cumplen con creces la encomienda de su fundador, en este caso la cantidad y la calidad van unidas.

Yo estudié con los Salesianos desde primero de EGB a tercero de BUP. Aprendí con ellos lo que fue la base de mis posteriores estudios, después un largo paréntesis se abrió entre el colegio y yo, que no se cerró hasta que mi hijo ingresó en primero de Primaria hace cuatro años. Cuando decidí abandonar el colegio para marcharme al instituto, como ya he contado en otra entrada del blog, lo hice un poco "quemado" del ambiente que me allí me rodeaba, necesitaba un cambio radical que, gracias a Dios, me salió bien. Con los años, he vuelto al colegio de otra forma, pero he vuelto.

Cuando mi hijo tuvo edad para comenzar sus estudios de Primaria, no tuvimos dudas para decidir cual sería el centro elegido. Por otros padres sabíamos que algo había cambiado en mi antiguo colegio, y, aunque los edificios eran los mismos, quienes allí esperaban a Antonio Juan estaban a años luz de aquellos que me despidieron a mí.

Nuestras expectativas no se han visto defraudadas. El primer día que estuvimos allí, en una reunión de bienvenida con los padres de los nuevos alumnos, nos explicaron que el colegio es hoy una escuela para aprender, pero también es un patio para jugar, una casa para vivir en familia con los compañeros y una iglesia para crecer y vivir la fe cristiana. Fue una explicación sencilla pero suficiente para saber que habíamos acertado. Así que cuando dejo cada mañana a Antonio Juan en el colegio, lo hago con toda la confianza y con todo el agradecimiento que alcanzo a concebir, pues soy consciente de que queda en manos de unos grandes profesionales comprometidos con sus alumnos y, que están más allá de un horario y un salario.

Hoy se ha celebrado la fiesta de Don Bosco en el colegio, el domingo lo hará toda la familia salesiana, así que vaya mi felicitación para todos.

Hasta la próxima, suerte y bendiciones.

Foto: Estatua de San Juan Bosco. Sagrada Familia de Barcelona. 2009.