lunes, 1 de abril de 2013

La vida breve...


Un día como hoy, pero en 1913 tuvo lugar, en el Casino de Niza, el estreno mundial de la ópera "La vida breve" del compositor gaditano Manuel de Falla. Compuso Falla esta obra para un concurso de la Real Academia de Bellas Artes de Madrid. Ganó el primer primero que consistía, entre otras cosas, la representación de la ópera en el Teatro Real de Madrid. Sin embargo, esa parte del premio nunca tuvo lugar y, Falla, cansado de esperar, decidió buscar su puesta en escena en otros lugares. Al final, fue la ciudad de Niza la que tuvo la suerte de presenciar el estreno mundial. El éxito fue inmediato y ayudó considerablemente a aumentar la fama de Falla. Al estreno de Niza, le siguió París ese mismo año y, al fin, Madrid en 1914. Salvando las comparaciones me recuerda la situación de Falla y su ópera a la de muchos españoles que buscan fuera de nuestras fronteras la proyección de sus vidas.

La obra, cuyo libreto fue escrito por el también gaditano Fernández Shaw, se desarrolla en el barrio del Albaicín de Granada y cuenta la trágica historia de Salud, mujer del pueblo que se enamora de Paco, hombre de clase alta y comprometido con Carmela, mujer de su misma condición. Paco engaña a Salud y no renuncia a su prometida. Al final de la obra, Salud muere de amor en la fiesta de bodas de Paco y Carmela. Compuesta en dos actos y en español, la opera cuenta con coros y danzas que la alejan del esteriotipo que sobre la ópera podemos tener en la cabeza. 

La vida de Manuel de Falla (1876 - 1946) se divide entre Cádiz, Madrid, París, Granada y Alta Gracia en Argentina. De constitución frágil era un hombre de una gran fortaleza interior y de fuertes convicciones cristianas. Profundamente impresionado por los sucesos acaecidos durante la Guerra Civil, entre ellos el asesinato de su amigo Federico García Lorca, decidió exiliarse en Argentina. Quizás la frase que solía decir a menudo: "me siento español cuando estoy en el extranjero y extranjero cuando estoy en España" explica la vivencia de su país. Una vez establecido en Argentina, ya no quiso volver nunca a España pese a las ofertas del General Franco. Solo lo hizo muerto para ser enterrado en la cripta de la Catedral de Cádiz. 

"La vida breve" cumple hoy 100 años desde que el público pudo presenciarla por primera vez. Para celebrarlo, os dejo una de sus piezas más famosas: la Danza.


Hasta la próxima, suerte y bendiciones.